Google+

sábado, 10 de septiembre de 2011

La vuelta de La Vuelta

La fiesta de la bici que vivió ayer Bilbao y que hoy se contagia a Vitoria.Gasteiz , sin duda, deja algunas reflexiones en el camino que quiero compartir en este blog.


Igor Antón convierte el regreso de la Vuelta a Bilbao en una fiesta

Desde que los nuevos vientos políticos en el País posibilitaron que las cosas se planteasen sin tanta carga ideológica y con mas deseos de calmar los ánimos, reivindicar la normalidad y potenciar lo que nos une ante las posibles e inevitables divergencias cotidianas,  la posible "vuelta de La Vuelta" a Euskadi se planteaba como un reto ante el que partidos y algunas organizaciones ciudadanas mostraban tres actitudes claramente diferenciadas.

->Los que lo veíamos como una buena noticia. Símbolo inequívoco de fases superadas que iba a permitir por un lado gozar del ciclismo de élite a la gran masa de aficionados a este deporte, así como mostrar ante las cámaras de las televisiones los paisajes y las posibilidades turísticas de nuestra capital metropolitana y su entorno.

->Los que veían la provocación, la violación de derechos, la intromisión, los que se rasgaban las vestiduras ante la posibilidad de que un acontecimiento de estas características pudiese ser interpretado, hasta por sus propios seguidores, interesante y positivo. Los que viven cómodos en la confrontación y no pueden soportar un encuentro deportivo en el que sobren interpretaciones propias de su mundo del XIX.. Vayan donde vayan sacaran sus reivindicaciones como si el resto del mundo les siguiese su rollito.

->Los que en el fondo ven razonable la primera opción pero el cuerpo les pide que la segunda sea protagonista de alguna manera para poder seguir "vendiendo" su intermediación caduca y a todas luces innecesaria. Ls que solo aceptaban el tema con la boca pequeña, no vaya a ser que fuesen "malinterpretados" por colegas de su entorno.

En fin, ha triunfado la normalidad bien entendida, sin histerias, y espero que la etapa de hoy confirme que somos un País normal, o en vías de normalización, que apoya y celebra los actos deportivos de importancia internacional que pasan por su territorio y que ha abandonado definitivamente sus pajas mentales. Amen.


viernes, 9 de septiembre de 2011

Ra y Ru. Dos estilos. ¿Dos resultados?

Bildu y la encrucijada jeltzale


Comenta "Gurru" con razón en El Correo de hoy que Bildu no puede gastar ni un esfuerzo más en convertir al PNV en lo que no es. A día de hoy lo que no se entiende es por qué insisten en lo que de antemano saben que no van a lograr, salvo que el interés de la propuesta no esté en su consecución sino en dejar constancia de la negativa para su aprovechamiento electoral. El PNV no podía dar otra respuesta. Es una cuestión de necesidad e interés. Ni necesita, como Aralar y EA, formalizar una coalición ni el interés de su proyecto político lo aconseja. 

Sin embargo, los jeltzales tienen que reflexionar a fondo y fijar la posición, porque existe más de una, sobre el futuro del PNV y de su papel en la política vasca en un escenario de cese definitivo de la violencia y con el nacionalismo estructurado en torno a dos referencias que representan mundos permeables y al mismo tiempo rivales.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Europa es la solución, no el problema

Europa está en una encrucijada. Ha llegado el momento de elegir, tanto para los 17 países de la eurozona como para los 27 de la Unión Europea. La eurozona tiene que decidir si avanza hacia una mayor unión fiscal y económica o si se arriesga a una ruptura que pondría en peligro el conjunto de la integración europea.


La Unión Europea necesita decidir si fomenta el crecimiento, habla con una sola voz respecto a cuestiones globales y desempeña un papel relevante en el siglo XXI, o si acepta que el mundo se mueva sin nosotros. No tomar una decisión y no pasar a la acción sobre estas cuestiones fundamentales debilitará al conjunto de Europa y a cada uno de sus Estados miembros, incluidos los más grandes.


 La única solución es más integración europea, no menos.

El mundo en palabras

martes, 6 de septiembre de 2011

2970.-Liechtenstein

Flag of Liechtenstein.svg
Vivo en un pequeño municipio perteneciente a una comarca que puede tener un número de habitantes parecido a Liechtenstein. Si alguna vez se nos hubiese ocurrido retar con una selección de jugadores de los equipos de fútbol de la zona al Reino de España nos hubiesen puesto de majaderos, presuntuosos, nacionalistas trasnochados o simplemente gilipollas. Y quizás, con cierta razón.

Hoy vamos a comprobar, querámoslo o no, porque el miércoles será imposible no saber lo que haya hecho la "roja", como nuestros "aguerridos compatriotas" vapulean inmisericordes a ese grupo de jovencitos afortunados por haber nacido en el Condado de Vaduz o en sus inmediaciones y pagados por los interesados en mantener aquel maravilloso paraíso fiscal.

Desde el punto de vista humano da ganas de ponerse de lado del débil  futbolísticamente hablando, pero pensándolo mejor, igual otra goleada de esas que están acostumbrados a recibir, hace replantearse de una vez a los responsables de decidir este tipo de "pan y circo" que no tiene ningún sentido promocionar estos alardes tan desproporcionados.

La violencia engendra más violencia ¿no? (Versión inicial)

lunes, 5 de septiembre de 2011

Un año de falsa "paz"

Se cumple un año desde que aquellos tres encapuchados, no se sabe muy bien si para intentar seguir dando miedo, como terroristas deseosos en reconvertirse en "paseantes semanasanteros" o porque la imaginación no les daba más de sí, nos informaron que pensaban no matarnos más, de momento, y que si se les hacía caso, se quedaban de "vigilantes" pero, no en plan "vigilantes de la playa", no, en plan "o me hacéis caso de una puta vez o me vuelvo a enfadar y la lío otra vez". ¡¡Serán gilipollas!!


El caso es que no coló, la banda no nos engañó y la cosa ahí sigue. Se les ha dicho por activa y por pasiva que quedarse con el hierro en la mano no mola, que creer que van ser recibidos como héroes es simplemente síntoma de algo parecido a haberse fumado mucha "maría" y que, ya no solo molestan, aburren y provocan desprecio a "troche y moche", sino que además, nos importa un "higo" todo su presunto proceso de "bla, bla, bla" en el que dicen que están inmersos y que solo queremos oirles decir "hemos fracasado y nos disolvemos"


Si encima reconociesen las salvajadas que han hecho, igual con el tiempo hasta podríamos hablar, pero viendo el ritmo de reciclaje que llevan, la cosa va para largo y el aburrimiento ... inmenso, pero ... que no sueñen ni por una décima de segundo que por alargar la agonía de ese ente moribundo que es ETA, el futuro será diferente. También los acólitos de Franco tardaron en reconocer que el "viejo" no daba más de sí. Y tardaron semanas en desconectarle. Estos ya han superado al "Patxi" en su alargado y desquiciante punto y final. Como bien ha dicho el Lehendakari, son los que le rodean los que tienen que desconectar el cuasi cadáver. ¡Que lo hagan de una puta vez!


Vuelve ... "El medallero"

Comienza el curso escolar, el político, éste parece que no ha tenido muchas vacaciones, e incluso el radiofónico y, parece ser que, si los malos espíritus no lo impiden, el "Tiki Tiki" semanal de radio popular vuelve a las ondas.

Será el próximo lunes día 12 a partir de las diez y pico hasta la hora de la entrevista y, este año, la cita nos dará para hablar, y, si se puede, lo más importante, pasarlo bien, comentando sobre los acontecimientos del fin de semana recién terminado y de los días que quedan hasta el siguiente.

Lo dicho, hasta la semana que viene.

domingo, 4 de septiembre de 2011

¿Libertad sin Dios?

El Teólogo Juan José Tamayo, en un brillante artículo publicado por Vocento, reflexiona sobre cómo Benedicto XVI vuelve a enfrentar, al igual que en los tiempos del más inmisericorde antimodernismo católico, al ser humano con Dios, a la conciencia con la ley divina, a la libertad con la fe. Los seres humanos somos libres, con Dios y sin él.

Me parece que mensajes como los del cardenal Rouco y de Benedicto XVI en un acontecimiento tan significativo como el de la JMJ, lejos de facilitar el diálogo con la modernidad y la convivencia plural, rompen los puentes de comunicación con los nuevos climas culturales, dificultan el diálogo intercultural e interreligioso en España y pueden fomentar actitudes fundamentalistas.

Desde el comienzo de la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), los jerarcas de la Iglesia católica han reiterado una serie de mensajes que reflejan una falta de sintonía con los nuevos climas culturales. Veámoslo en dos ejemplos: