Google+

sábado, 18 de agosto de 2012

Pinochet, Assange y la Justicia Británica

Antón en El Correo de hoy

Rumores: Marijaia ficha por la Oktoberfest de Munich


Sólo nos faltaba esto. Pero...Gora Maria Jaia!!

/www.facebook.com/

Gora Aste Nagusia


No te olvides del Sahara... ningún día... NUNCA...


viernes, 17 de agosto de 2012

Tendencia al individualismo


Vegetarianos: mirad esto


Y ... Ser original


¿Dónde esta la lógica?


35-Huida al norte

Cada día laborable
un capítulo (35/35)

         La  soleada mañana  de Septiembre animó a Pedro a desayunar en la terraza de su casa de Matiko, entre alegrías rojas, geranios blancos, unas flores rosas cuyo nombre desconocía y su mandarino. Se asomó a la gruesa balaustrada de cemento y observó los tejados gastados por el paso del tiempo y, al fondo, las cercanas cimas de los montes que bordean la ciudad por el suroeste. Artxanda era el Norte, a su espalda. El mar no indicaba exactamente ese punto geográfico. Había que buscarlo girando unos pocos grados hacia la derecha.

         Mojó un par de galletas en su café. Sus desayunos eran frugales, demasiado según las recomendaciones de los dietistas, pero él no podía, nunca había podido, comerse varias tostadas, piezas de fruta, beberse un generoso zumo de naranja y una taza de café caliente. Él se quedaba exclusivamente con esta última. Y solía acompañarse con unas galletas, un par, poco más. Eso sí, las galletas las escogía. Le encantaban las Chiquilín de Ártiach, desde niño.

jueves, 16 de agosto de 2012

"Todas los humanos tienen derecho a migrar. Todos los migrantes tienen derechos humanos"


Planes a corto, medio y largo plazo


Humanistas en conectividad


Reproducción humana artística de uno de los graffitis antibélicos 
más conocidos del afamado graffitero británico Banksy.

34-Huida al norte

Cada día laborable
un capítulo (34/35)

         Pedro esperaba impaciente frente a la puerta del café Iruña donde había quedado con Irene a las nueve, media hora antes de que empezara el concierto. Estaba nervioso. Era en muchos años su primera cita con una mujer a la que, sin dinero por medio, quería agradar y conquistar. Había algo en esa mujer, mezcla de pena, resignación y deseos de venganza que le gustaba. Su mirada cobraba brillos distintos cuando hablaba de su familia, de su hijo y de su marido. Al hablar del primero se mantenía al borde de las lágrimas. En cambio, nada más citar la existencia de su marido una desapacible intensidad se adueñaba de  sus ojos claros. 

         Con cinco minutos de retraso vio acercarse a Irene por la calle Berastegi. Llevaba una chamarra de cuero negra, de aspecto juvenil y que llegaba hasta la cintura, un jersey de cuello alto negro y una falda con tonos grises y verdes que no ocultaba las rodillas. Las piernas iban protegidas con unas medias negras y unas largas botas del mismo color y con un moderado tacón. Estaba muy guapa. Irene era una mujer guapa. Ella lo sabía y conocía perfectamente la manera de resaltar sus rasgos.

miércoles, 15 de agosto de 2012

Cómo pescan unos y otros


El día que se comprenda que ...


33-Huida al norte

Cada día laborable
un capítulo (33/35)

         Me encontré con Pedro la mañana del viernes dieciséis de Septiembre. Recuerdo la fecha con exactitud porque el dieciséis de Septiembre, muchos años atrás, fue una fecha importante para mí. Quizás en otra ocasión os comente lo que sucedió aquel lejano día de finales del verano de 1975. Pero en esta ocasión mi interés se centra en Pedro y sus amigos.

         Yo estaba leyendo el periódico en una cafetería de la Gran Vía, atestada de mujeres que esperaban la apertura del Corte Inglés, cuya puerta principal se encuentra justo enfrente del establecimiento donde degustaba mi café con leche y un acaramelado croissant. Entonces me saludó Pedro.

-He entrado a tomar un cortado solitario y, buscando un sitio en la barra, te he encontrado aquí. ¿Te importa que me siente contigo?

martes, 14 de agosto de 2012

Justicia social y antisistemas


Pensar es gratis ...


32-Huida al norte

Cada día laborable
un capítulo (32/35)
Nordin y Robert habían decidido restaurar las cenas de Iturribide lo más pronto posible. Y la primera fecha posible fue el quince de Septiembre, un jueves  caluroso y tranquilo de finales de verano. La víspera se juntaron en la trastienda  y confeccionaron la lista de invitados. Algunos eran nuevos. La mayoría de ellos. Sólo repetían el mismo Pedro, que se apuntaba siempre que le permitieran pagar como cualquier otro comensal, Julen y una pareja de homosexuales madrileños que Nordin conoció años atrás en la noche bilbaína, antaño más animada, y que ya habían degustado los platos afro americanos en otras dos ocasiones anteriores. Los demás eran nuevos. Amigos y compañeros de Julen, americanos de paso en la ciudad y que habían conocido a Robert en el Residence, y el vecino del quinto. Cuando compartieron cervezas, secretos matrimoniales y derrotas vitales diez días antes Pedro le invitó con la intención de aliviar las penas de su compañero de cañas.  A Nordin y a Robert les pareció divertido que quien tenía encomendado descubrir que eran ellos quienes habían chantajeado al abogado se sentara en una de las mesas de la trastienda a cenar en su compañía.

lunes, 13 de agosto de 2012

Asha, muerte e Islam


Por aquí andamos pidiendo a la gente de la izquierda abertzale 
que condene publicamente el terrorismo de ETA, 
lo cual me parece absolutamente razonable.

¿Y si pidiéramos a los islamistas
que condenen los asesinatos cometidos en el planeta hoy en día 
en nombre de su religión?

¿Cómo les afecta a los borbones la crisis?


Los pobres sin gorra y al sol.
Luego pasa lo que pasa.

31-Huida al norte

Cada día laborable
un capítulo (31/35)
Con la proximidad del otoño la vida cultural bilbaína volvió a ser la que Pedro conoció unos meses atrás. En el museo de bellas artes estaba anunciada una exposición retrospectiva de la obra de Antonio Muñoz. En el Gugghengeim Serra exponía varias obras inéditas. Pronto comenzaría el festival de cultura urbana Jet Lag y estaban programados varios conciertos interesantes en las salas de la ciudad. Pedro reparó en uno de ellos: Ian Anderson, líder y cantante de Jethro Tull iba a tocar en la sala BBK. Fue el grupo favorito de Pedro  en sus años jóvenes. En una ocasión pudo ver una actuación suya en San Sebastián , cuando el grupo estaba en la cresta de la ola, recién editado su álbum “Songs from the wood”. Sería un reencuentro. Hacía mucho que no escuchaba sus canciones. Vio un cartel anunciando el concierto un sábado a las doce del mediodía y media hora más tarde consiguió la entrada en uno de los cajeros automáticos de la entidad bancaria promotora del evento. Consiguió un asiento en la primera fila.