Google+

miércoles, 15 de enero de 2014

Creo que quien representa a los ciudadanos debe tener un techo y unas paredes de cristal, haga lo que haga

Siento mucho no estar de acuerdo con las tesis dominantes, según las cuales la vida privada de los personajes públicos nunca debe hacerse, valga la redundancia, pública. A esa privacidad se ha aferrado el presidente francés, François Hollande, para no comentar su 'affaire' con una conocida actriz, Julie Gayet. Un asunto cuya revelación ha provocado, además del revuelo consabido, que la hasta ahora compañera presidencial, Valerie Trierweiler, haya tenido que ser hospitalizada. Y estoy en desacuerdo con las tesis dominantes, y con lo alegado por el propio 'Romeo' Hollande, porque niego la mayor: no es un asunto privado.

Claro que no adopto ninguna posición moralista, sino de pura eficacia política. Porque ...