Google+

viernes, 17 de enero de 2014

Dos partidos. Dos "escisiones" diferentes.

En Catalunya el partido socialista ha votado en el parlamento catalán dividido. Algunos ponen el grito en el cielo. Yo creo que es un ejercicio de libertad parlamentaria y observar que en un partido puedan verse representadas opciones diversas y plurales no solo no es malo, sino, en mi opinión, conveniente. Sería una lástima que los socialistas sigan apostando por partidos monolíticos, votos ovejiles y alternativas unidireccionales y exclusivas. Perderían una hermosa oportunidad de configurar una organización abierta y plural donde puedan caber las diferentes alternativas de progreso de Catalunya.

Por otra parte, en el PP, la extrema derecha se refuerza y saca la patita hasta el punto de empezar a convertirse en alternativa propia. Vox se quita la careta y se proclama partido claramente de derechas y centralista. Y si la alternativa se asienta, en las próximas semanas podremos ver nuevos trasvases de militantes.