Google+

domingo, 19 de enero de 2014

La hipertensión y la estupidez de su Eminencia

Eminencia, Ud. vigile su hipertensión 

y dejenos en la paz de Dios al resto, 
que bastante tenemos 
con que no se nos dispare la nuestra 
al leerle. 
Ala, con Dios!