Google+

viernes, 7 de marzo de 2014

León (9:30 a.m.)


Hoy he sido el primer visitante de la catedral leonesa.
Y durante varios minutos, el único.
El segundo ha sido un japones madrugador.
Un placer revivir las sensaciones de su visita.

Impresionante imaginarse como vecino del s. XIV
viniendo de una chabola mas o menos cercana
que tendría que reconstruir periódicamente
entrando a ese intento de trozo de cielo en la tierra,
que con sus impresionantes medidas y alucinantes vidrieras,
amén de la ayuda de una ideología única 
"suficientemente" amenazante,
permitían mantener sumisos y obedientes a los lugareños.