Google+

jueves, 6 de marzo de 2014

Oporto y el Duero

Parece que esta marcha motera va de puentes. Me encantan todos los que estoy viendo. 

El puente que vemos en la foto que saqué ayer es el de Luis I, de 1886, y está construido según la técnica de Eiffel. De hecho, hay otro puente muy cerca que fue diseñado por el famosísimo ingeniero francés. 

Además de por su inconfundible estructura de hierro, destaca por sus dos niveles de paso, superior e inferior.


Y adjunto la poesía que he leído en el blog blog literario y fotografico.blogspot.pt/ titulada Oporto y el Duero

En lejanos montes,
y lagunas negras,
bajo grandes pinos
y nieves eternas
nace un arroyuelo
en soriana Sierra.

De allí baja y crece
hacia la meseta
regando los campos,
las fértiles vegas
de alamos magníficos 
y alegres riberas
y los fríos páramos
y la dura tierra
de aquella Castilla
que cantaron los poetas,
corazón de España, 
su alma y su esencia. 

Enormes abismos
marcan la frontera,
terrazas de vides
su curso bordean,
hasta que al fin muere
en la tierra portuguesa.
En Oporto acaba
su mítica senda.

Es el Duero, sí,
el Douro que llega
al gran Oceáno
a rendir su cuenta,
a hablarle de páramos,
de álamos, de estepas, 
de campos de trigo,
de hermosas riberas,
de viejos castillos,
de antiguas herencias.

A entregarle el alma,
la savia, la esencia,
la inmortal Historia 
de la antigua Iberia.

    © A. Manrique Cerrato.- 2011