Google+

domingo, 9 de marzo de 2014

Triste Bilbao Basket

Este fin de semana los "hombres de negro" creo que han hecho algo más que perder un partido en la última décima de segundo. 


Tras haber perdido los dos últimos partidos de forma parecida después de ir ganando con una ventaja superior a los diez puntos se han venido abajo de manera clara y significativa. Y no es de extrañar si alguno, como Mumbrú, ha jugado todo el partido.

El entrenador a lo largo de toda esta temporada ha tenido en nómina a doce jugadores pero solo ha utilizado ocho. Algunos han estado en su asiento viendo los partidos los mismos minutos que el público en sus localidades. Y así no es de extrañar que los que salen a la pista no terminen los partidos con la fuerza suficiente. La rotación del banquillo en mi opinión no ha sido la correcta y lógicamente pasa factura más pronto que tarde.

Tras perder dos partidos que había que haber ganado sí o sí, y ante la próxima visita de equipos mucho más complicados que estos últimos, la esperanza de quedar entre los ocho primeros empieza a desvanecerse y queda ya solo en boca de los más optimistas de Miribilla.

La temporada empezó mal en la cancha, siguió peor en los despachos, nos descolgamos de Europa también de una manera rara y se ha convertido en una de las más tristes de los últimos años. Solo queda esperar que en el tiempo que queda se asienten las bases de un futuro algo mejor que el presente actual.