Google+

jueves, 17 de abril de 2014

Carta a Sofía. Instrucciones para ser mujer en el siglo XXI: una carta para la nieta que desde hoy voy a tener.

El mundo está loco. Definitivamente loco. Y dentro de él tenemos que ser capaces de disfrutarlo.

Sabes, o sabrás, que lo rico engorda, lo lindo sale caro, que el sol te pegue en la cara arruga y lo realmente bueno en esta vida despeina: hacer el amor, despeina; reírte a carcajadas, despeina; viajar o volar, correr o meterte en el mar, despeina. Bailar hasta que dudes si fue buena idea ponerte tacones altos esa noche, te deja el pelo irreconocible.

Es una ley cuasi científica que siempre va a estar más despeinada la mujer que elija ir en el primer carrito de la montaña rusa, que la que elija no subirse. Puede ser entonces, Sofía, que te veas tentada a ser una mujer cuidadosa y esmerada. Peinada, planchadita por dentro y por fuera.

El aviso clasificado de este mundo requiere buena presencia, peinarse, correr, adelgazar, comer sano, adoptar un perro o un Koala y probablemente seguirás las instrucciones hasta que un día te mires al espejo, dejes el chucho o el Koala en la jaula y digas: “Ok, todo muy lindo, pero ¿Cuándo me voy a dar la oportunidad de volver a ser feliz?”

Ahí te vas a dar cuenta, de que antes de lucir linda, te tienes que sentir linda. La Sofía más linda que puedas ser. Y para eso, mi querida nietaBaila, enamórate, relájate, viaja, salta, acuéstate tarde, levántate temprano, ponte linda, ponte cómoda, y sobre todo, deja que la vida te despeine. 

Porque en definitiva, lo más grave que puede pasarte, es que con una sonrisa frente al espejo, te tengas que volver a peinar.

El mundo es y está hermoso, definitivamente hermoso. Y no debes de dudar vivirlo.