Google+

sábado, 10 de mayo de 2014

Cuando la música es lo de menos, por una candidatura que defiende la tolerancia y la igualdad.

El otro día me enteré que a Conchita, la austriaca, le iban a boicotear en Rusia y todos los que no apuestan por las libertades y la igualdad entre toda la gente, respetando sus opciones sexuales, etc, etc, ... y que se iban a rasgar las vestiduras por semejante "libertinaje", así que sin conocer la canción me empezó a caer bien y aposté por ella.

Austria presenta la propuesta más transgresora de Eurovisión 2014 de la mano del compositor, cantante y estrella del showbiz Tom Neuwirth, que ha llegado a Copenhague metido en el personaje de la mujer barbuda Conchita Wurst para cantar "Rise like a phoenix". 

Orgulloso de que Austria apueste por una candiduna que defiende la toleria y la igualdad en un concurso donde la música es lo de menos y la política sigue imperando a la hora de votar.

¡Viva Conchita!