Google+

lunes, 2 de junio de 2014

Abdicación ... bien. Ahora ... República.

-Tras una semana del triunfo de Podemos y del éxito de una respuesta democrática de la ciudadanía al margen de los dos grandes partidos políticos españoles, 

-Tras una semana hablando de la importancia que tiene en una democracia como la española que los representantes internos de los partidos puedan ser elegidos por toda la afiliación en su caso y por toda la ciudadanía interesada en el caso de los cargos públicos,

-A una semana de que miembros de su familia vuelvan a aparecer ante los jueces como imputados por "apropiación indebida", etc ...

-Y, como no, medio en broma medio en serio, tras un fin de semana donde la plaza de Eibar a vuelto a ser ocupada por el pueblo,

La casa Real ha decidido que sería bueno cambiar el tema de las tertulias que imperan en el arco televisivo del Estado y ha considerado que "mejor ahora, no vaya a ser que dentro de unos meses sea demasiado tarde".

Por otro lado, el PP no ha tardado en alabar la labor de su Majestad, Rubalcaba ha querido zanjar cualquier posible debate entre monarquía o república, y el PNV ha preferido darle más importancia a la recuperación de los "derechos históricos" (¿?) a una clara respuesta como partido a favor de una República Democrática.

Creo que la abdicación es un buen momento para reflexionar públicamente sobre ambas posibilidades, de sacar el debate a la calle y de dar la voz al pueblo. Somos muchos, quizás no la mayoría, pero me gustaría contrastarlo, los que queremos dejar de ser súbditos para ser simplemente ciudadanos de una República donde a sus representantes, Jefe de Estado incluido, lo eligen la ciudadanía y no los testículos de ningún otro jefe de Estado anterior.

Por eso hoy a las ocho en el Arenal pediremos República.