Google+

sábado, 6 de septiembre de 2014

De el caso Pujol, el ocaso convergente, "Madrid nos roba" y que la Justicia actúe RAPIDO.

Esta semana Cristóbal Montoro acusó a quienes «se escudan en el nacionalismo pretendiendo lanzar pulsos políticos al Estado y sacando partido personal al mismo tiempo».
...
El escándalo afecta a Cataluña en su conjunto y concierne a sus instituciones, y desde luego mina la ilusión de muchos catalanes en un proceso soberanista que difícilmente puede reconvertirse en un éxodo que deje atrás los pecados del pujolismo.
...
La acusación de que la deriva independentista del pujolismo serviría para encubrir actividades ilícitas desarrolladas al amparo del poder convergente sugiere, también, la hipótesis de que la impunidad de la que habría gozado el ‘molt honorable’ y su entorno próximo caducó en el mismo momento en que el prócer del nacionalismo catalán dejó de lado su trayectoria posibilista para secundar la apuesta independentista de sus hijos.
...
El silencio formal que durante tantos años puso sordina a la convicción general de que se practicaba el ‘comisionismo’ en el acceso a los contratos y concesiones públicos ha dado paso a una sociedad que se ve obligada a contener la respiración. Jordi Pujol y los suyos han debido recluirse en una suerte de fabulación para soportar la que está cayendo. Pero el resto de los catalanes no cuenta con un refugio tan a mano. Solo los más entusiastas del soberanismo insisten en reivindicar el objetivo de la independencia frente al «juego sucio» de quienes «desde Madrid y desde aquí’» intentan deslegitimar la consulta a cuenta del ‘escándalo Pujol’.
...
La avaricia alimentada en el lucro ilícito hace que el extorsionador trate de preservar antes el dinero amasado que el honor o la propia libertad. Nadie devuelve el botín para restablecer algo de su dignidad perdida. Esa es la certeza que enmudece a la sociedad catalana y que en la Diada censurará también a las 400.000 personas que se han apuntado a conformar la ‘V’ con los colores de la senyera.
Kepa Aulestia en EL CORREO de hoy

ES DECIR, ANTES DE GRITAR INDEPENDENCIA, YO GRITARÍA QUE DEVUELVAN LO QUE NOS HAN ROBADO.

ANTES DE GRITAR INDEPENDENCIA, RECONOCERÍA QUE, GRACIAS A LA INTERDEPENDENCIA, HA SALIDO A LA LUZ EL CASO DEL ROBO DESCARADO EN EL PAÍS QUE PRETENDEN INDEPENDIZAR.

ANTES DE GRITAR INDEPENDENCIA, Y DE MANTENER EL "RACA-RACA" DE "MADRID NOS ROBA", REFLEXIONARÍA Y "LIMPIARÍA" EL PAIS DE LOS GRANDES LADRONES DE CASA, HASTA AHORA, PASTORES DEL INDEPENDENTISMO.