Google+

viernes, 17 de octubre de 2014

Catalunya y el tercerismo

La pregunta fundamental no es de hecho la de si se permite o no la consulta, o si hay un riesgo real de «ruptura del país» como gusta al nacionalismo español, sino otra muy distinta que tiene que ver con los porqués de qué las élites catalanas y españolas no hayan todavía apurado una solución para lo que parece el eslabón débil del régimen político. 

Al fin y al cabo, se trata de una solución ya pensada y propuesta y que va a pasar por una sencilla reforma del título VIII de la Constitución. Sin necesidad de tocar mucho del texto, la reforma se limitará a una virtual federalización del Estado, un reconocimiento de la singularidad catalana, mayores competencias en materias consideradas clave y sobre todo un «concierto fiscal» similar al vasco o al navarro. 

La reforma cuenta además con dos condiciones suficientes: varios actores políticos incluidos los socialistasproclives al acuerdo y una mayoría social dispuesta a aceptar el «tercerismo» entre autonomía e independencia. 

Entonces, si esta casi todo ¿por qué no se pone en marcha?

blogs.publico.es/contraparte