Google+

martes, 7 de octubre de 2014

De perros contagiosos y solidaridades perrunas

Es en relación a la trabajadora  aislada por el tema del ébola, su marido y su perro. El simple hecho de que la Organización Mundial de Sanidad Animal, defienda la tesis de que se han hallado antes «perros con anticuerpos positivos del virus del ébola», aunque no tengan síntomas de la enfermedad, me permite deducir sin problemas morales que cualquier perro sospechoso debe de ser sacrificado.

Cuando el marido de la enferma, Javier Limón, denunció que en su opinión era «injusto que por un error de ellos quieran solucionar esto por la vía rápida porque un perro no tiene por qué contagiar nada a una persona, y al revés tampoco. Tiene toda la casa para él, agua y 15 kilos de pienso, la terraza abierta para que haga sus necesidades... », no daba crédito a lo que leía estando la vida de su mujer en peligro. 

Que este tipo de "rasgadura de vestiduras" se lleve a las redes sociales y obtenga un gran respaldo tampoco me extraña porque "de todo hay en la viña ..." pero creo que todo el mundo reconocerá que la vida de un perro no puede poner en peligro, ni en sospecha de peligro, la vida de un ser humano. Y quien no lo entienda así, en mi opinión, tiene un grave problema, y los demás, otro, por vivir entre ellos.