Google+

viernes, 24 de octubre de 2014

Los bomberos rescatan a un perro atrapado en una caseta diseñada por Santiago Calatrava


Efectivos del Parque de Bomberos de Alicante rescataron ayer a las 14:30 horas a un perro que se había quedado atrapado en su propia caseta. La caseta, que debía ser una muestra sin igual de innovación y vanguardia, fue diseñada por el arquitecto Santiago Calatrava. “El interior combina mampostería con madera que contrasta con un ‘trencadís’ en el techo que, espero, el perro contemple maravillado durante horas”, explicaba Calatrava hace dos semanas en la inauguración.

Desde que se inaugurara hace quince días, Chispitas, el perro, no ha querido introducirse en la caseta en ningún momento y de hecho corre a refugiarse bajo el sofá cada vez que se la enseñan. Ayer sus dueños le forzaron a entrar, lo que conllevó que el animal se quedara atrapado durante horas profiriendo lastimeros ladridos. “Nosotros queremos mucho a Chispitas y no queríamos conformarnos con una caseta normal, queríamos algo emblemático y monumental, que le sobreviva y conmemore su poderío canino”, explica la dueña, que ha tenido que pedir una hipoteca de diez millones de euros para poder costear las obras de la caseta. “Las obras se han alargado durante siete años y Calatrava tomó las medidas cuando Chispitas era aún pequeño, pero claro, ahora no cabe y se le ha quedado el culo atascado en el vestíbulo”.

Santiago Calatrava, siempre a la vanguardia, ha sido el primer arquitecto de la historia que se ha atrevido a diseñar una caseta para perros. Y no se ha conformado con un diseño habitual: nunca se había construido una caseta con esa geometría: es todo curva, la línea recta está completamente desterrada del diseño. “Quería que fuera todo muy orgánico, porque los perros son animales y pura vida, pura esencia”, explica el arquitecto a raíz del incidente. Ha achacado el problema de Chispitas a la “estupidez inherente a los canes, incapaces de apreciar la belleza”.