Google+

sábado, 27 de diciembre de 2014

Arquitectura moderna, de la época colonial francesa y chabolismo.

Casablanca, un laboratorio de arquitectura.

Hagamos un poco de historia: en 1907 cuando se establece el protectorado francés en Marruecos, Casablanca cuenta con apenas 25.000 habitantes. El general Lyautey se propone crear desde cero una ciudad moderna y sofisticada. Aventureros, funcionarios, militares, forajidos, hombres de negocios… inundan una ciudad que crece sin cesar. Para 1937 alcanza ya los 240.000 habitantes.
En medio de esta efervescencia artistas y arquitectos llenos de talento llegan a la ciudad dejando una Europa devastada por la guerra y la crisis. La emergente Casablanca les proporcionará la oportunidad única de crear a su anchas, sin barreras creativas. Casablanca se convierte en un verdadero “laboratorio de arquitectura” donde se citan estilos como el Art-decó el neo-morisco. Son los llamados “años locos” que nos dejarán un legado absolutamente excepcional, aunque infelizmente, en algunos casos, no demasiado bien preservado.
Para descubrir este patrimonio único es obligatorio recorrer el Boulevard Mohammed V y sus alrededores donde podemos encontrar edificios excepcionales: El edificio Glaoui (esquina del Boulevard Mohammed V con la calle El-Amroui-Brahim) firmado por el arquitecto Marius Boyer, el cine Rialto (1930), una maravilla art-decó que albergó la actuación estelar de Josephine Baker en 1943 y que actualmente ha sido reconvertido en cabaret, el Mercado Central, o el edificio Assayag II (Calle Rue Hassan-Seguir con la calle Allal-ben-Abdallah) con sus famosas escaleras helicoidales.
En la Plaza Mohamed V se encuentran así mismo joyas de la talla de la espléndida wilaya (actualmente la Prefecture), el edificio de correos con su magnífica fachada de arcadas y columnas o el Banco Al-Maghrib de arquitectura marroquí más tradicional. Otro imperdible es la Villa des Arts, otra joya Art-Decó situado cerca del Parque de la Liga Árabe y que alberga regularmente exposiciones de arte contemporáneo. 

viernes, 26 de diciembre de 2014

Por fin en Casablanca

Llego de noche. Directo al hotel. 
Conociendo la "Casablanca liquida".

A Casablanca


Es la capital económica y financiera de Marruecos, 
una urbe vibrante y llena de tesoros por descubrir. 

Una ciudad con una arquitectura fascinante 
auspiciada por el protectorado francés, 
lugares en otro tiempo frecuentados por personajes míticos 
o mercados donde encontrar lo imposible.

Pero sobre todo, Casablanca es la clave 
para entender la esencia y contradicciones 
del Marruecos moderno, 
el eterno binomio entre tradición y modernidad.

Allá voy.

jueves, 25 de diciembre de 2014

Dos reconocimientos y un desprecio

Mi árbol 2015

La ilusión, la sal de la vida.


¿Qué fuerza nos impulsa a levantarnos todos los días de la cama y comenzar nuestra rutina diaria?, ¿Qué nos motiva? Tener ilusiones, metas, son el motor de nuestra existencia, aquello que hace que nuestra vida merezca la pena vivirla, que tenga sentido.

Lo primero que debemos preguntarnos es ¿Qué nos gusta?, ¿Con qué nos entusiasmamos?, ¿Con qué disfrutamos? Para unos será preparar el próximo viaje, para otros retomar los estudios, hacer deporte, colaborar en una ONG, escribir un libro, etc. Nuestros objetivos, o ilusiones, en la vida, no tienen por qué ser grandiosos o importantes para los demás, sino que deben tener sentido para nosotros mismos. No nos debe importar lo que piensen las personas que nos rodean. Sólo interesa que para nosotros, nuestros objetivos o ilusiones, sean importantes y gracias a ello tener una vida más satisfactoria y plena.

“La ILUSIÓN es la sal de la vida, aquello que hace que esta valga la pena vivirla” (Rafael Carias)

Es importante tener ilusión en “algo” que nos ayude a mantenernos “enganchados” a la vida y que no sólo actuemos en ella por inercia, como robots. Algunos pensarán que con el paso de los años se van perdiendo las ilusiones o las metas, e incluso que ya no hay objetivos importantes o relevantes que alcanzar. Pero no es verdad, siempre hay algo que hacer o por lo que ilusionarse.

“Los años arrugan la piel, pero renunciar al entusiasmo, arruga el alma” (Albert Schwitzar)

Otras personas piensan que existen algunas circunstancias en la vida, en las que poder ilusionarse es muy difícil; y es cierto. Pero también lo es el hecho de que, precisamente ilusionándonos con algo, poniéndonos alguna meta, es la única manera de superar los baches que se nos presentan en la vida.



No le pidas a Papa Noel que te traiga ilusión, porque tener ilusión depende de ti: busca metas o ilusiones alcanzables. Enfoca tus ilusiones en tareas que dependan de ti, no de los demás. Busca en tus aficiones una tarea ilusionante que sirva como motor en tu vida. Si es posible, deja aquello que no te hace feliz: una relación, un trabajo, etc. Vive el presente, con las menores ataduras posibles, e intentando disfrutar de la vida, cada día.

“¿Me preguntas por qué compro arroz y flores? 

Compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo qué vivir” (Confucio).

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Por unas Fiestas compartidas con las personas que queremos.

Un mensaje rápido para desearos una Felices Fiestas.
Un buen momento, tanto como cada día del año, 
para agradecer todo lo bueno que nos da la vida 
y sentirnos afortunados por compartirlo con las personas que queremos.

El mensaje de hoy de Felipe

Hoy Felipe VI compartirá con los españoles su primer Mensaje de Navidad. Un mensaje que, probablemente, ni será valiente ni honesto con una democracia cuyos pilares -la sociedad- están más firmes que nunca, pero cuya cúspide -los poderes- no hacen más que tambalear el edificio. 

Si fuera un discurso valiente, el rey hablaría ...
... de lo indigno de muchos de nuestros gobernantes, 
... de la desigualdad creciente e intolerable, 
... de la corrupción generalizada que salpica a su propia familia. 

Si fuera un discurso valiente cuestionaría su propia figura 
e invitaría a los españoles a actualizar la Constitución
de una manera consensuada con una gran mayoría.

España a través del Mensaje de Navidad del Rey


martes, 23 de diciembre de 2014

La Justicia y el agua de borrajas

politica.elpais.com
La Ley, como dijo el Rey Juan Carlos en su discurso navideño de 2011, es igual para todos. Ahora su hija ya lo sabe. Parece. También dijo que, afortunadamente, vivimos en un Estado de derecho, y cualquier actuación censurable deberá ser juzgada y sancionada con arreglo a la Ley, porque, entre otras cosas, dijo, la ejemplaridad debería ser una meta para los cargos públicos. Lo dijo y a muchos nos pareció que aquello tenía poco recorrido.

Lo de que la justicia es igual para todos, no todas las partes lo han entendido así. La labor de la Fiscalía ha sido patética. Pero a pesar de todo la primogénita de los reyes se sentará en el banquillo. Somos muchos los que tenemos que reconocer que nos costaba creer que íbamos a llegar a este punto. 

Pero, no es menos cierto, que de momento los presuntos culpables siguen viviendo a cuerpo de rey, rodeados de lujo, no han devuelto lo presuntamente robado y, si bien este es un paso importante, verles juzgados, condenados y encarcelados hasta cumplir su condena es algo básico para que todo esto no quede en agua de borrajas y realmente se cumpla la frase que dijo el viejo monarca y padre de la criatura.

Agur Joe Cocker ! La voz grave y volcánica del soul blanco se apagó para siempre.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Antes de que empiece el sorteo, ya se sabe quién es el máximo ganador :


Comprar Lotería es el equivalente a meter tus billetes por un destructor de documentos o el equivalente a regalar al Estado un impuesto voluntario.

Pongámoslo en términos matemáticos: la probabilidad de conseguir trabajo en 2015 si estás parado (5,2%) es similar a que te toque “algo” (el reintegro, generalmente) en el próximo sorteo de Navidad (5,3%). Pero es casi tan probable que te caiga un árbol encima (sobre todo si vives en Madrid) a que te toque el Gordo de la Lotería (0,001%), según explica esta clarificadora infografía de @kurioso, para Ciencia Explora
/blogs.publico.es/


En cualquier caso, os deseo buena suerte ...
... si vuestro número coincide con el mio.
Y recuerda que ...
lo importante es la salud.

domingo, 21 de diciembre de 2014

De "El Gran dictador" de Chaplin a la polémica por "The Interview".

La polémica por ‘The Interview’ ha servido para que muchos recordemos la época en que Hollywood no tenía miedo a reírse de los dictadores, y el ejemplo típico es ‘El gran dictador’, de Charles Chaplin. 
Lástima que los hechos no se correspondan con el mito, porque durante el largo periodo de producción y rodaje (600 días) Chaplin recibió mensajes nada alentadores. (www.guerraeterna.com)
Sirva  este discurso de homenaje y recuerdo.


Cuentos navideños

El mes de diciembre está condicionado por esa cosa indescriptible, íntima, humanamente tierna de las fiestas navideñas, por todas esas estampas donde las chimeneas humean, los paisajes aparecen cubiertos por un manto de nieve, los abetos se adornan con bolas de cristal, los Reyes Magos persiguen la estela de una estrella fugaz y los niños, con gorro, guantes y bufanda, cantan villancicos alrededor de una hoguera. No hay escapatoria posible. 

Todos los demás acontecimientos quedan relegados por la contundente presencia de las navidades en la cotidianidad de nuestras vidas; tanto en las calles como en las conversaciones, en los escaparates o en los medios de comunicación. En realidad tampoco buscamos demasiado la escapatoria, ya que, durante estas fiestas, los ciudadanos celebramos una serie de ficciones históricas, más o menos admitidas, que han terminado instalándose en nuestra sociedad para procurarnos unos días de merecido descanso, distracción, nostalgia o recogimiento religioso. Ficciones que con el transcurrir de los siglos han conseguido formar parte de nuestra tradición cultural.

La liturgia que marca el mes de diciembre tiene como propósito conmemorar el nacimiento de Jesús de Nazareth. Esta es la tradición religiosa. Los langostinos congelados, los petardos, los turrones, las cabalgatas, los regalos, las descomunales borracheras, las discusiones familiares, la monocorde cantinela de los niños de San Idelfonso y los villancicos sonando a todo trapo en los centros comerciales, son añadidos por nuestra cuenta.
Las fiestas navideñas han terminado convirtiéndose en uno de los negocios más rentables de nuestro tiempo y los negocios actuales se sustentan, sobre todo, en una publicidad abrumadora que cuando no tiende a la desmesura tiende a la mentira. Las colonias, por ejemplo, no te aseguran mujeres prodigiosas.