Google+

jueves, 15 de enero de 2015

Alarma roja en San Mamés

Algo pasa en "La Catedral". No es de recibo que los mismos sujetos que el año pasado se clasificaron entre los cuatro primeros de la liga española, durante estos meses nos presenten un espectáculo de regresión deportiva  que ha hecho que se enciendan todas las alarmas. 

La autoestima, ese orgullo de equipo que no hace tanto tiempo llevo al Athletic a poder jugar en Europa hoy ha desaparecido peligrosamente. Y el futuro a corto plazo no permite ser especialmente optimista. 

Si el sueldo de los jugadores fuese proporcional a su juego, a lo mejor, como mucho, cobrarían "solamente" el sueldo del presidente del gobierno. Igual así las cosas se podrían ver de otra forma.

El fútbol no puede ser tratado racionalmente. Lo sé. Pero tampoco se puede pedir a la afición que aplauda o anime un espectáculo que no se corresponde con lo que nos cuesta. 

Bilbao tiene que tener un equipo que pueda codearse todos los años con otros equipos de Europa. Háganse las reformas necesarias. Mentales y deportivas. Que no tiemble al pulso para que quienes se creen con plaza fija comprueben que están equivocados. 

Bilbao merece un equipo con estructura mental y deportiva situada en el s. XXI. Que romanticismos baratos no nos lleven a un desastre primero deportivo y después económico.