Google+

martes, 20 de enero de 2015

Pruebas de paternidad. ¿Por qué no dos por el precio de uno?

¿Por qué razón el Tribunal Supremo solo ha admitido a trámite una de las dos demandas de paternidad presentadas contra el rey padre? Aún no conocemos los argumentos al detalle porque el Supremo todavía no ha hecho públicos los autos y los abogados de los dos supuestos hijos de Juan Carlos de Borbón se han enterado de la noticia por la prensa. Pero sorprende que ante una misma reclamación, ante idéntico problema, un caso pase adelante y el otro se quede fuera.

Lo que parece seguro es que Juan Carlos de Borbón tendrá que someterse a una prueba de ADN o afrontar un juicio. Al fin, porque las primeras demandas de estos dos supuestos hijos fueron rechazadas de plano; el rey era inviolable, incluso para un asunto que supuestamente ocurrió antes de que se convirtiese en jefe del Estado, que no afectaba a su función pública y que privaba de derechos básicos a otros ciudadanos. Ha tenido que abdicar Juan Carlos de Borbón para que un juzgado acepte al menos estudiar sus demandas. Aunque lo diga el rey por Navidad, la ley en España no es igual para todos.