Google+

martes, 10 de febrero de 2015

El dinero aquí o allí. Ellos verán. Me da igual. Pero el secreto bancario ¡fuera!

El problema no es que tengan el dinero aquí o allá. Eso no se puede evitar. 

La madre del cordero es que hay que erradicar el secreto bancario. En mi opinión, ahí está la clave. 

Cada uno podrá tener el dinero donde quiera. 

Pero se tiene que poder saber cuánto tiene, para después poder preguntarnos de dónde lo ha sacado.