Google+

domingo, 1 de febrero de 2015

Es el año del cambio, podemos soñar y podemos vencer. (... y lo que NO me gusta)

-No me gusta que se identifique el futuro de un posible gobierno de Podemos con lo que acontezca durante estos meses en Grecia. No me gusta la primera semana del gobierno griego. Ni su composición de gobierno machito, y menos su alianza con un partido de derecha extrema. No me gusta que Podemos no lo diga publica y abiertamente cada vez que tenga la oportunidad de hacerlo.

-No me gusta que sean incapaces de desmarcarse clara y rotundamente de gobiernos populistas reaccionarios dictatoriales latinoamericanos. ¿Tan dificil es decir claramente que no les gusta la manera de gobernar del actual gobierno venezolano? ¿Por que no se desmarcan claramente de esos gobiernos que por estas latitudes no nos gustan nada?

-¿Por qué no explican clara y concienzudamente todo el dinero que sus hombres y/o mujeres que aspiran a cargos públicos o internos en la organización han obtenido de países latinoamericanos a través de facturas o becas? ¿Por qué permiten que periodistas como Eduardo Inda tengan carnaza y puedan estar semana tras semana hurgando en una puñetera factura?

-¿Por que tienen miedo a manifestar claramente la ideología, llegando a decir que no son ni de izquierdas ni de derechas aparentando iniciar un camino peligroso a un populismo donde sea el líder el que me diga lo que me va a gustar en el futuro?

-¿Por qué cultivan tanto el personalismo y caen en la idolatrización del líder suprema al viejo estilo pepero o comunistoide?

¿Por qué estas sencillas preguntas no se resuelven de un plumazo y