Google+

viernes, 20 de febrero de 2015

La noche árabe o "ojos que ven, corazón que siente"

La Noche Árabe, una historia llena de magia tanto en forma como en contenido. Un proyecto de Hika Teatroa, Kabia Teatroa y Pabellón 6 sobre un texto de Roland Schimmelpfennig.
pabellon6.org/2014/12/la-noche-arabe
La Noche Árabe empieza en ese momento mágico en el que el día da paso a la noche. Es una historia que nos habla de lo pasado, de lo vivido, de los ancestros, de los cambios en la vida de las personas, de la memoria primitiva, de las creencias del ser humano. Todo ello a través de cinco personajes que nos llevan a la pregunta: ¿qué hacemos durante la vida?

Verano, hay una fuga de agua en una urbanización de una ciudad que podría ser cualquiera. En una vivienda, en el séptimo piso, Franziska se ducha. Una mujer joven que siendo niña, fue víctima de un rapto que cambió su vida: no recuerda nada desde entonces. No recuerda que vive atrapada en una maldición, ni que en el pasado fue una princesa árabe. Como cada tarde, después de la ducha, habla un rato con Fatima, su amiga y compañera de piso y se tumba en el sofá de la sala de estar donde se queda dormida.

Como si fuera una extraña bella durmiente, tres hombres intentarán despertarla con un beso: Karpati, vecino del edificio de enfrente, el novio de Fatima, Kalil, y el conserje del edificio, Lomeier. Uno de ellos le devolverá la consciencia a la encantada Franziska. Y entonces, como recuerda un refrán: Ojos que ven, corazón que siente.