Google+

domingo, 26 de abril de 2015

En las cumbres más altas sólo pueden vivir las aves de raPPiña y los reptiles

¿Qué nos pasa doctor? Es la pregunta recurrente de cada mañana, tras el nuevo escándalo político. El médico tiene alguna respuesta sobre nuestra enfermedad. El agravamiento comenzó en 1996, cuando el trío Aznar-Rato-Piqué puso en marcha "la gran expropiación, el nacimiento de la clase empresarial al servicio del PP" consistente en la privatización de las grandes empresas y banca pública que representaban el 15% de nuestra economía. Fue repartido entre los amiguetes del Gobierno que okuparon los altos cargos gracias a un fraude político. El cash flow de las grandes empresas españolas se puso "al servicio de Aznar y Aznar al servicio de los directivos de las empresas que generan el cash flow". A partir de entonces, si los peces grandes engordaban ¿por qué los chicos no iban a morder?
...
Aznar y Rato entregaron las cinco grandes empresas públicas españolas -Telefónica, Endesa, Argentaria, Tabacalera y Repsol- a cinco hombres de su absoluta confianza, amiguetes y compañeros de pupitre: Juan Villalonga, Rodolfo Martín Villa, Francisco González (FG, hoy BBVA), César Alierta y Alfonso Cortina, respectivamente.
...
Aún hoy, una mayoría de los presidentes nombrados por Aznar y Rato en aquel proceso pilotan las grandes empresas de este país. O ellos o sus herederos, elegidos a dedo. ¿De qué se extraña entonces Rajoy cuando en la reunión del grupo empresarial del Puente Aéreo le preguntan por los excesos cometidos con la puesta en escena de la detención de Rato? Casi todos los que salían en la foto son beneficiarios del hacer y el estilo empresarial del dúo Aznar-Rato, aunque hace meses que han cortado cualquier contacto con el exvicepresidente y exgerente del Fondo Monetario Internacional.