Google+

lunes, 18 de mayo de 2015

Esperanza Aguirre no debe ser alcaldesa de Madrid

Crédito de imagen
Tiene Madrid pruebas suficientes para impedir que Esperanza Aguirre sea alcaldesa. De hecho, aún sorprende que alguien como Manuela Carmena esté en empate técnico con alguien como Aguirre, que viene con la mochila cargada de corrupción, mentiras, despotismo, chulería y cinismo; alguien que se atreve a decir que las nuevas formaciones vienen a arruinarnos cuando es su partido, el PP, el que ha dejado temblando para décadas las arcas municipales madrileñas, y las demás. Todas, menos las suyas suizas. Sabiendo lo que sabemos, si Aguirre fuera elegida alcaldesa de Madrid habría que admitir, como dice el actor José Sacristán, “que somos un país de mierda”.
Por más que se haya repetido hasta la saciedad, Madrid debe recordar una vez más cómo llegó Aguirre al Gobierno madrileño: gracias a la traición de dos tránsfugas del PSOE.