Google+

domingo, 3 de mayo de 2015

Podemos y el "adanismo" de sus líderes.

Crédito de la imagen
Y siguiendo con el culto a la personalidad, ciertamente estos días me lo están poniendo "a huevo". La leyenda de que Monedero es un bien social y político que alcanzará mayor valor en cuanto eche a volar libremente parece formar parte de una peculiar liturgia del culto a la personalidad del que se ha ido para, de paso, realzar la generosidad de los que se quedan. La explicación dada por Pablo a la pregunta de por qué no afectará electoralmente a la formación este desencuentro con ese rotundo "porque no" suena un poco chulesco.

Personalmente me parece muy razonable, lógica e inteligente la peligrosa peregrinación de una organización política del radicalismo total hacia un posibilismo socialdemócrata. Atrás quedaron la llamada a asaltar el cielo. Ahora tiene ante sí una encrucijada diabólica: guarecerse en la ambigüedad o definirse nítidamente según las categorías de la ‘vieja política’. Ello con la dificultad añadida de que la jugada será retransmitida minuto a minuto. (K.A. en Vocento).

En definitiva, si tuviera que dar un único consejo a este nuevo grupo político que de momento mide sus votos en función del estado de animo de la ciudadanía, sería que abandone cuanto antes su "adanismo", es decir, que reconozca que hubo política de la buena antes también de su existencia y que en sus filas la pelea por el poder será muy similar a la del resto de las formaciones. Son humanos.