Google+

sábado, 11 de julio de 2015

La izquierda, o ese grupo de narcisistas.

La gente normal, cuyo voto busca cualquier candidato que sueña ganar, no identifica a la izquierda con Stalin o con Venezuela; eso les da un poco igual; la identifica con La Vida de Brian, es decir, con las divisiones sectarias, las miserias narcisistas y la incapacidad para ponerse de acuerdo. Y eso sí quita votos. 

La gente no confía en políticos que no son capaces de dejar a un lado sus diferencias y ponerse de acuerdo. Seguimos con nuestros tics de madriguera de vieja izquierda; seguimos queriendo “tener razón” en las catacumbas, olvidando que no estamos en una asamblea cuatrogatuna sino delante de todo el mundo y que  por primera vez en décadas -si no nos lo impedimos a nosotros mismos- podríamos ayudar a cambiar el país. 

"Podemos" hace la lista que menos puede convencer a la gente normal y "Ahora en Común" hace la oposición que más puede disuadir a la gente normal.

Enhorabuena a ambos. Pocas veces se habrá visto tan poca altura de miras en una situación más favorable: una dirección tan descargada de razón y una razón crítica tan irresponsable.