Google+

lunes, 19 de octubre de 2015

¡¡ Olé Irene por tus ovarios !!


Ciertamente la mayoría de los comentarios han sido para ponerla a parir. El mio va por otro lado.

Decía ayer Alcantara en su columna habitual de Vocento que la decisión de Pedro Sánchez de incluir en sus filas a la exdirigente de UPyD Irene Lozano sólo demuestra que cambiar de opinión no es algo exclusivo de las personas sabias y está al alcance incluso de los listillos. 

Yo no se si Irene es sabia o listilla, o ambas dos. Lo que sí estoy convencido es de que los partidos son herramientas de trabajo de la política. No son organizaciones religiosas a las que hay que pertenecer toda la vida. Y a lo largo de una vida vivida sin excesivas presiones y con cierta libertad es posible necesitar de diferentes herramientas para hacer lo que siempre has querido hacer. No hace falta que cambies tú. Simplemente que en determinadas ocasiones necesitas diferentes herramientas. Sin más.

Añade Alcantara que sólo si el Real Madrid hubiera fichado a Messi y el Barça a Cristiano Ronaldo se habría formado un revuelo semejante. Unos le exigen que pida perdón a miles de militantes socialistas honrados que se han sentido minuciosamente ofendidos durante cuatro años, y otros le piden que no pida nada y que se ponga en cola. O sea, que haga méritos, que es lo único que saben hacer las personas muy trabajadoras cuando perciben que el culo le huele a pólvora en su partido y cambian de sendero. Pues que les den a unos y a otros. Creo precisamente que ese ha sido el problema de todos los partidos. Tener que atender sus pesebres primero antes que a la sociedad en general.

Que uno cambie de "pesebre" y se le abran las puertas en otros puede indicar, no necesariamente, que su mente es más abierta de los que solo conocen el suyo y las quejas de estos suelen producirse porque nunca han sido capaces de levantar la cabeza para ver si fuera de su recinto hay un pesebre mejor.