Google+

viernes, 27 de noviembre de 2015

Black Friday, lo último en estupidez colectiva

Imágen y texto de Consultoría Artesana en Red
Dígalo en inglés. Da igual que sea con acento murciano, senegalés o de Albacete: Blak Fraidei. ¿Que no sabía de este asunto hasta hace un par de Navidades?
No se preocupe, es el mundo, que progresa adecuadamente.
Mire, es así de sencillo: se trata de que usted compre.
Pero, si todavía no son Navidades.
Ay, no sea tiquismiquis. ¿No le gusta aprovechar los chollos? Pues, ale, estimule la economía. ¿No ha oído que hay que acabar con la austeridad? A comprar, a comprar. Si es que son como niños, hay que explicarlo todo para que lo entiendan.
La apisonadora del consumo llega cada vez mejor engrasada. Primero, la frase definitiva, aquella que trajeron los listos del Media Markt: Yo no soy tonto. Pues eso. ¿Tú no sabes que llega el momento de gastar para celebrar lo del Niño Jesús, el belén y los regalos de las criaturas? Hay que celebrar, como todo el mundo hace, que la religión católica apostólica y romana sigue vive en nuestros corazones. Al centro comercial o, mejor aún, a la compra online.