Google+

sábado, 7 de noviembre de 2015

Carta de dimisión de Uriarte a la dirección de Podemos

La noticia ha sorprendido poco. Durante esta semana se mascaba la noticia. Personalmente creo que es un grave error no haber entendido las demandas planteadas desde Bilbao. Lamentablemente las diferencias sobre el Concierto económico, las diputaciones o la postura ante la "normalización", así como una autonomía suficiente para la formación de las listas ha llevado a la dimisión de Uriarte. He aquí la carta :

Hace ocho meses fuimos elegidos por la asamblea ciudadana de Euskadi para dirigir este proyecto. No es fácil articular un discurso estatal en un ámbito como el vasco. Arrancábamos como quinta fuerza en las europeas. Algunos no confiaban en el proyecto e intentaron impedir que nos presentáramos a las Forales. Dimos la batalla con un presupuesto escasísimo y nos convertimos en la tercera fuerza más votada. A día de hoy estamos disputando la segunda plaza y somos la única nacionalidad histórica en la que hemos conseguido consolidar un proyecto propio sin necesidad de recurrir a confluencias para sacar cabeza. Tenemos algunos desacuerdos con la ejecutiva estatal en cuestiones organizativas, de discurso y de candidaturas. Hemos solicitado consensuar una salida. Se nos pidió disculpas por haber estado desatendidos y se nos prometió sentarnos a negociar.

En lugar de ello, se nos ha impuesto una salida que en mi humilde opinión, no respeta la voluntad expresada hace ocho meses por la Asamblea que nos eligió. En consecuencia, no me queda otra salida, por respeto a quienes me votaron, que presentarle mi dimisión a Pablo Iglesias; dimisión que haré pública sin dejar por ello de seguir pidiendo el apoyo para un proyecto en el que, a partir de ahora, seguiré colaborando desde la base, mano a mano con compañeras y compañeros leales como Juan Carlos Monedero, en la esperanza de que en nuestra próxima asamblea ciudadana estatal seamos capaces de articular una organización conforme con el principio de plurinacionalidad que forma parte de nuestro ADN.

Seguimos viéndonos en los círculos.