Google+

martes, 10 de noviembre de 2015

El lenguaje nunca es inocente. Este ejemplo demuestra que incluso puede ser un arma peligrosa :