Google+

viernes, 20 de noviembre de 2015

Exigimos un año más que el Valle de Cuelgamuros se convierta en un Memorial, al estilo de los que se han hecho en los campos de concentración nazi.

Foto y texto de eldiario.es

Hoy, 20 de noviembre, se cumplen 40 años de la muerte del dictador Francisco Franco y sus restos mortales siguen enterrados en el Valle de los Caídos pese a las reiteradas protestas de colectivos, partidos políticos y asociaciones que piden que el lugar se convierta en un recinto "de paz y concordia". Este año no será menos: distintos colectivos que luchan por la Memoria Histórica y los derechos humanos volverán a reclamar que se eliminen del Valle de los Caídos la tumba del dictador y todos los símbolos fascistas que hay en el recinto. 

Estos colectivos exigen, asimismo, el desmontaje de la gran cruz que preside el monumento, en donde, además de Franco, está enterrado José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange, y quieren que el lugar se convierta en un centro para la Memoria Histórica, "un memorial antifascista". Es inconcebible que 40 años después Franco siga enterrado en un monumento del Patrimonio Nacional.

Exigimos un año más que el Valle de Cuelgamuros se convierta en un Memorial, al estilo de los que se han hecho en los campos de concentración nazi, en el que se pongan de manifiesto los crímenes de la dictadura y que se rinda justo homenaje a sus víctimas y a quienes lucharon contra el fascismo, un recinto donde no puede haber lugar para la tumba del dictador ni su cruz, que solo sirven para simbolizar las atrocidades que se cometieron en su nombre.