Google+

lunes, 9 de noviembre de 2015

No gana quien tiene más votos. Gana quien puede conseguir más apoyos para gobernar.

Ya ha vuelto Mariano Rajoy a su cantinela de los últimos meses, esa de que si el PP no tiene la mayoría absoluta, o casi, el resto de los partidos no van a dejar gobernar "al que gana". 
Vale que está en plena campaña para las elecciones del 20-D, pero eso no debería ser excusa para no decirles la verdad a los ciudadanos ni siquiera en lo que se refiere al sistema político que rige en España. Porque como España tiene un sistema de representación proporcional y no uno mayoritario, la elección del gobierno deriva de las mayorías que puedan conformarse en el Congreso de los Diputados y, por tanto, si ningún partido alcanza la mayoría absoluta directamente en las urnas, gobierna el que tenga capacidad para alcanzarla con pactos parlamentarios. Esta es la regla y conviene que los políticos hagan pedagogía democrática y se lo expliquen así a los electores en lugar de fomentar el equívoco y generar inútiles disgustos, controversias y tergiversaciones.
Y eso es lo que temen en el PP, que el PSOE, Podemos y Ciudadanos les desalojen. (eldiario.es/zonacritica)