Google+

miércoles, 16 de diciembre de 2015

La indignación, en democracia, hay que saber encauzarla votando.


En democracia, los mejores puñetazos se meten en un sobre y éste, en la urna.