Google+

sábado, 27 de febrero de 2016

¿En San Mamés llueve?


Pues sí, y si nos fijamos en la posición del público 
en el fondo durante la tarde de este sábado
 viendo al Bilbao Athletic, 
la lluvia superaba con creces las primeras filas del graderio.

Así que más vale asumir que la lluvia en este país 
a veces es más horizontal que vertical 
porque intentar reconvertir la catedral en un campo 
donde se pueda fanfarronear que nadie se moja 
es simplemente imposible ...

... a no ser que se cubra totalmente,
previo pago de unos cuantos millones de euros,
pero se me ocurren varios motivos más serios e importantes 
en los que gastar ese dinero.