Google+

jueves, 17 de marzo de 2016

Donde no hay mata no hay patata, y en este caso, solo mala horchata.

Si en vez de gritar "Puto Vasco el que no bote" 
o "Que Viva España" en los alrededores de Mestalla 
hubierais gritado "Puto idiota el que les vote" 
o "A mí no me engañan" 
en los alrededores de la Generalitat Valenciana 
vuestra opinión quizá les dejaría de importar 
la mitad de nada al resto de la ciudadadanía.