Google+

lunes, 9 de mayo de 2016

Comunidad para la defensa del Concierto Económico de Euskadi

Carta de Pedro Luis Uriarte para adherirse a la misma: www.comunidadconcierto.com

Aunque estamos disfrutando de unos meses de plácida calma chicha, no hay que ser un experto en “meteorología concertada” para saber que se avecina tormenta. Y de las grandes.

Primero, porque las quince Comunidades Autónomas no forales (todas menos la vasca y la navarra) están soportando una situación financiera crítica e insostenible. Baste un par de datos: al final de este año sus deudas con el Estado ascenderán a la bonita cifra de 209.000 millones de euros y en 2016 su gasto en sanidad, educación y protección social supondrá a 105.000 millones de euros, pero el Gobierno central les va a ofrecer solo 88.204 para cubrirlo.

Estos gravísimos desajustes son, en parte, consecuencia de la crisis (y, en algún caso, de políticas de gasto demenciales, y en algunos casos corruptas), pero también de un sistema de financiación que especialistas y políticos califican de muy malo, opaco, injusto, expoliador e incluso “satánico”, si hacemos caso a la actual Presidenta de la Comunidad del Madrid. 

Este sistema tendrá que ser modificado necesariamente en un próximo futuro, planteando uno de los grandes retos políticos y económicos de la Legislatura que algún día se abrirá.

Pero ¿qué tiene que ver esto con el Concierto? Todo. Porque, cada vez que se presentan este tipo de situaciones financieras críticas, los afectados por las mismas pretenden lograr una igualación de recursos “per cápita” con los de las dos Comunidades Forales, por una vía sorprendente: reclamar aumentos inmoderados del Cupo para que bajen los de ellas. Eso solo puede conseguirse aumentando los impuestos directos o disminuyendo las dotaciones a educación, sanidad, servicios sociales, etc. 

Permíteme una pregunta impertinente: ¿te gustaría?

Como, además, se encuentra pendiente de negociar la Ley de Cupo 2012-2016 y hay que afrontar graves diferencias en la liquidación de años pasados, que superan de largo los 1.400 millones de euros, vamos a entrar en un complejísimo escenario, cuya evolución afecta directamente a la calidad de vida de la ciudadanía vasca y, muy en especial, de la más necesitada.

Vamos a ver si así, paso a paso y con la activa colaboración de personas como tú, conseguimos aumentar el conocimiento del Concierto en nuestra sociedad, un objetivo imprescindible, porque ¿cómo se va a defender lo que no se conoce?
Con la reiteración de mi agradecimiento por tu apoyo y por tu compromiso con el Concierto, te hago llegar un afectuoso abrazo,

Pedro Luis Uriarte