Google+

viernes, 13 de mayo de 2016

El poder del miedo

Empeñados en ejercer el más grosero capitalismo, y auxiliados por un gobierno especulador a ultranza, como lo ha sido el del PP, los ricos se han alzado con la victoria a costa de todos los demás.
Hoy en día, los derechos humanos se han convertido en mercancías. Como tal se compran y se venden, se comercia con ellos. Como ha hecho el PP, la rebaja de las coberturas sociales ha convertido a algunos servicios incuestionables como el cuidado de niños y ancianos, la salud, la educación, las pensiones o las atenciones a los desempleados, en mercancías que se compran y se venden, sometidas a los vaivenes de la economía.
El capitalismo, del que el PP es el más firme baluarte, se ha adueñado del capital y le ha puesto al servicio de los capitalistas, que son ellos mismos. Lo malo es que la gran mayoría de sus votantes no son ricos sino miedosos. Es el poder del miedo, amparado por la propaganda engañosa de los más poderosos económicamente, el que hace que sean tantos los pobres resignados a vivir de las migajas que caen de las mesas de los ricos.
No hay ninguna otra razón que justifique el hecho de que pueda volver a ganar las elecciones del 26 de junio el PP.