Google+

domingo, 28 de agosto de 2016

Miedo, buenas costumbres, cultura, libertad ... y sanidad

La resolución del Consejo de Estado es un ejemplo de claridad. De esa claridad que está empezando a faltar en el debate europeo. Tener claros los conceptos, los principios, los derechos y las libertades que dan sentido a nuestra civilización y a nuestro estilo de vida es lo que nos salvará. Hacernos un lío con eso, como le ha pasado a los alcaldes y a muchos franceses y españoles, sólo significará darles un triunfo más a los terroristas.

Dejando aparte que confundían la laicidad -que se predica en Francia del uso de símbolos religiosos en espacios institucionales- con el derecho a portar símbolos religiosos, prohibir vestimentas que atenten a las “buenas costumbres” les metía en un berenjenal en el que no sabemos si la policía tiene que ir vistiendo a unas y desnudando a otras. Lo escribo en femenino porque, como siempre, parece que nadie se planteaba ir cubriendo o descubriendo hombres. Esto es importante. Lo es porque, como siempre, las mujeres salen perdiendo. Actuar en nombre de nuestro miedo no las libera sino que, muy por el contrario, las obliga a abandonar actividades normales y libres como ir a la playa. Todo es más complejo de lo que parece.

Texto y foto recogidos de eldiario.es

Dicho esto, parece razonable preguntarse si dentro de poco,
lo que regularizamos en playas
pueda tener continuidad, por ejemplo, en piscinas.

Creo que hay que darle alguna vuelta más al tema.