Google+

jueves, 29 de septiembre de 2016

El PSOE se desmonta solo

La guerra civil interna no ha hecho más que empezar. 
Gane quien gane, mande quien mande difícilmente 
podrán recomponer la profunda desconfianza que 
sus batallas provocan entre quienes más les necesitan.
huffingtonpost.es/montserrat-dominguez y Reuters
Qué inmensa tristeza produce contemplar los cuchillos envenenados sobrevolando Ferraz, con unos parapetados dentro y otros improvisando ruedas de prensa en la calle. Quizás era inevitable que esta batalla -que lleva larvándose desde que Pedro Sánchez llegó a la secretaría general hace dos años- saliera a la superficie. Quizás era hasta bueno que dejara de dirimirse en los pasillos, los grupos de Whatsapp y reservados, a golpe de murmullos e indirectas. Lo que no era previsible y no puede ser bueno es la virulencia con la que ha estallado, la aceleración que está tomando en las últimas 72 horas y la amenaza cierta que supone de dejar al partido hecho unos zorros durante mucho tiempo. De momento, invalida al PSOE para ofrecer a los ciudadanos una solución al impasse político en el que llevamos instalados desde el 20 de diciembre de 2015.
El PSOE ha implosionado, y ni el bando de Pedro Sánchez ni el de los críticos -si utilizamos la tremenda palabra que ha usado el propio Sánchez para hablar de sus compañeros- está en condiciones de atender a otra cosa que no sea la batalla interna por el poder. Los votantes que fueron fieles al PSOE el pasado 26 de junio tienen razones de sobra para pasar del estupor al cabreo.