Google+

martes, 20 de septiembre de 2016

No se trata de dar miedo a los poderosos, sino de seducir a la ciudadanía más conservadora

Creo que el debate entre Pablo e Iñigo de esta tarde ha resultado bastante absurdo. 

Parece evidente que si el objetivo es dar miedo a los poderosos, se están planteando objetivos casi inalcanzables. Pensar que vas a dar miedo a los del Ibex 35 suena ridículo. Antes se van y te dejan "colgao" con un país que caminaría hacia la balcanización.

Suena mucho más atractivo buscar seducir a la parte de la ciudadanía que sufre pero que aún se deja seducir por las derechas en este tipo de elecciones.