Google+

jueves, 3 de noviembre de 2016

Aeropuerto de Hondarribia. Despilfarro y mala gestión.


Parece que desde opiniones razonables no se considera aconsejable mantener un aeropuerto de estas características y además, se recomienda recortar su pista. Algo que aseguraría su muerte dulce. Y lo entiendo. Ya son ganas de aferrarse a una locura absolutamente innecesario y a un agujero económico que solo es justificable desde el punto de vista de los reinos de taifas y de los provincialismos arcaicos basados en leyes medievales. 

Para tranquilidad de su población hay que anunciar que cada provincia no tiene por qué tener un aeropuerto. Por muy autónoma que quiera ser.

La mayoría de la ciudadanía europea tarda una hora mínimo en llegar a su aeropuerto. El de los habitantes de Gipuzkoa tiene que ser el que lleva la etiqueta BIO. 

Lo que dije el martes sigue vigente. Euskadi no da para más de un aeropuerto. Todo lo demás es despilfarro y mala gestión.