Google+

jueves, 8 de diciembre de 2016

¿Qué celebramos hoy?

Parece razonable que las fiestas que se celebren oficialmente en un país sean en principio laicas y asumibles por la mayoría de una ciudadanía que, oficialmente, se autorreconoce respetuosa con las religiones pero por encima de ellas.

También parece razonable que celebremos la Constitución que nos une a todos, pero resulta cuestionable que tengamos que celebrar la concepción "inmaculada" de una mujer, un dogma para quienes así lo creen, que consideran que es irrebatible y cuya duda puede suponer motivo de excomunión de su Iglesia. Y a los demás ¿Qué más nos dá?

Una mujer que tenía que cumplir el papel de ser la madre de Jesús, pero que no podía ser portadora del "pecado original", aquel con el que nacen, según los que se consideran católicos, apostólicos y romanos, todas las personas, por la falta que ocasionó la expulsión de Adán y Eva del Paraíso, es decir, comer de la fruta prohibida desobedeciendo el mandato de Dios. ¡Toma ya! Y a los demás ¿Qué más nos dá?

Bueno, eso es lo que quieren que celebremos hoy. Lo creamos ... o no. Yo no digo que tengamos que tener una fiesta menos al año. No. Ahora bien, suena mas razonable, en mi opinión, celebrar el día de la amistad, del amor, incluso de lo bonito que es hacer el amor, antes que esa visión pecaminosa del amor entre dos personas llevándolo al ridículo del pecado y de la manzana.

Por cierto, toda esa gente que el martes quería trabajar porque no creía en la Constitución democrática ... ¿No va a decir hoy nada porque cree en la Purísima Concepción? ¡Ja, Ja, Ja!