Google+

sábado, 2 de abril de 2016

Por tierras del Cid.

Será un gobierno 2+1 ... o no será.

El tono, lenguaje y modos en la discusión triangular PSOE-Ciudadanos-Podemos se civiliza. En parte porque Pablo Iglesias se percató de que la invectiva agreste zahiere a muchos de sus votantes.Y por otros motivos. Uno es la debilidad de los tres líderes. Pedro y Pablo lucen o tensiones o fracturas internas en sus partidos, así que cualquier logro puede amainarlas; Albert sigue necesitando resultados más tangibles para acabar de consolidarse.Otro incentivo es el coste de oportunidad: sean más o menos favorables las encuestas, la alternativa al no-pacto —elecciones— les entraña incertidumbre (y al PP, IU y los nacionalistas) y, pues, posibilidad de empeorar las —precarias— posiciones adquiridas.Y el tercero es el calendario. Agotar el plazo acelera la exploración de si los acuerdos son posibles, pues nadie quiere aparecer como culpable del desacuerdo; y porque apurar el tiempo hasta el último minuto ritualiza ante los propios que el líder se ganó el sueldo, hizo cuanto pudo. Una discreta presión adicional es la de los parlamentarios electos, que si no, podrían perder poltrona.Es mejor lo bueno que lo malo, y suele serlo un pacto que un pleito.
Está claro que los tres no entrarían de la misma panera. Más que tres en uno será un dos mas uno. Pablo tendrá que seguir evolucionando hasta aceptar abstenerse. No veo otra historia a corto plazo.
Lo último de lo último, unas elecciones que permitan resucitar a Rajoy. Eso sí que no se lo perdonaríamos ni a Pedro ni a Pablo, ni a ninguno de los allí presentes.

viernes, 1 de abril de 2016

Soneto al ciprés de Silos


Enhiesto surtidor de sombra y sueño
que acongojas el cielo con tu lanza.
Chorro que a las estrellas casi alcanza
devanado a sí mismo en loco empeño.

Mástil de 
soledad, prodigio isleño,
flecha de fe, saeta de esperanza.
Hoy llegó a ti, riberas del Arlanza,
peregrina al azar, mi 
alma sin dueño.

Cuando te vi señero, dulce, firme,
qué ansiedades sentí de diluirme
y ascender 
como tú, vuelto en cristales,

como tú, negra torre de arduos filos,
ejemplo de delirios verticales,
mudo ciprés en el fervor de Silos.

Gerardo Diego: El ciprés de Silos 
(soneto)

Foralismo = Feudalismo

/www.eldiario.es/norte/vientodelnorte/
Como en la Edad Media la organización sociopolítica de Euskadi está basada en los feudos, llevando una debilidad general del Gobierno Vasco (rey), que tienen que compartir su poder con las Diputaciones (nobles). Incluso el feudo es más importante, que la solución del problema, como es el caso de las basuras. Señala Olaverri que el origen del foralismo actual arranca de la recuperación del Concierto Económico y del mal uso de las facultades que el mismo otorga a las Diputaciones, las cuales se aprovechan de su papel central a la hora de recaudar impuestos. Aquí incluyó la de los tres aeropuertos, dos puertos, ¿dos incineradoras? u otras como los centros de congresos y museos. No solamente, gracias al foralismo del País tenemos un país DESARTICULADO, sino este impide que se actúe como un solo País en los momentos de emergencia como este. Euskadi no necesita un aeropuerto, ni una orquesta nacional por provincia, igualmente ocurre con la incineradora: con la de Alonsotegi es más que de sobra para toda Euskadi. Se puede y debe evitar la incineradora de Zubieta.

El futuro no parece que vaya a ir a mejor, la idea de Urkullu, de "nación foral", Euskadi "una nación constituida sobre la base de unos derechos históricos" que le otorgan unos poderes que "no provienen de la Constitución española" y que se convierte en una democracia "consorciada". ¿De dónde proviene el poder en las sociedades posteriores a la Revolución Francesa? El concepto de nación basa su soberanía en el pueblo, los fueros son sólo restos del Antiguo Régimen, lo foral es lo que se sustrae a la soberanía nacional, del pueblo.

jueves, 31 de marzo de 2016

22-MM - Burgo de Osma.

Pedro Morenés ministro de Defensa pagará 40 millones de euros a Pedro Morenés fabricante de bombas de racimo…con el dinero de los impuestos que pagamos los que pagamos impuestos…

Érase una vez un comerciante de armas
cuya empresa fabricaba bombas de 
racimo que vendía, entre otros, al gobierno de su país. 

Y resultó que 
su país firmó
un convenio internacional contra esas bombas, 
que dejó de comprar. 

Entonces el comerciante denunció al gobierno
por dejar de 
comprar esas armas
(supongo que habría un contrato
con la empresa 
fabricante que le comprometía
a unas compras con sus correspondientes 
pagos).
Y resultó que hubo un cambio de gobierno,
y el nuevo presidente tuvo 
la ocurrencia de nombrar
como ministro de Defensa a dicho comerciante 
de armas:
¿alguien lo puede merjorar?

Ahora el comerciante,
transmutado en ministro,
pagará a su antigua empresa la indemnización 
correspondiente,
un pellizquito de 40 millones de euros.

 PREGUNTA:
¿de qué país y de qué época son estos hechos?
¿del quinto 
mundo?
 ¿de un pasado oscuro?

La respuesta a continuación.

 El Ministro de Defensa de España
pagará 40 millones a su antigua 
empresa
por prohibir las bombas de racimo.

alteatequieroverde.wordpress.com

No es una historia nueva pero conviene no olvidar


miércoles, 30 de marzo de 2016

22-MM - Castillo de Zafra. Campillo de Dueñas. Guadalajara.

22-MM - Peracense. Teruel.

¡Qué pasa con las "fuerzas del cambio"?

Ya hemos pasado la linea de los 100 días desde que fuimos convocados a las urnas para elegir a los diputados encargados  de otorgar la confianza a quien asumirá la presidencia del Gobierno de España en los próximos cuatro años. 
Todavía nadie está en condiciones de afirmar si  hay alguna posibilidad de formar gobierno o si -pasado el plazo constitucionalmente previsto- se disolverán las Cortes y habrá nueva  convocatoria electoral. 
A lo largo del mes de abril sabremos si los 130 diputados que conforman el acuerdo firmado hasta ahora entre PSOE y Ciudadanos tiene la fuerza de atracción suficiente para garantizarse la abstención de Podemos. Empiezo a no ver otra posibilidad que ésta.
Lo que si tengo claro que con esta formula u otra tenemos que terminar el mes con nuevo gobierno. La ciudadanía no perdonaría que las fuerzas políticas no lleguen a un acuerdo.

martes, 29 de marzo de 2016

22-MM - Molina de Aragon

Políticos paranoicos, periodistas emocionados... los reclutadores del ISIS estarán maravillados por cómo hemos respondido a su atrocidad en Bruselas

Pensemos como el enemigo. Supongamos que soy un terrorista del Estado Islámico. No me encargo de las bombas y las balas, dejo el trabajo sucio para los locos de base. Mi trabajo es lo que pasa después. Es convertir la matanza en consecuencias, los cadáveres en política. Soy terrorista ejecutivo. Llevo traje, no explosivos. Un vestíbulo manchado de sangre es un medio para un fin. El fin es el poder.
Esta semana he tenido otro éxito. He convertido un miserable acto psicopatológico en una acción que evoca a la guerra, aterroriza a la población e influye en la política. He llevado a un continente al shock. Políticos famosos han dejado todo a un lado para rociarme con clichés. Personas con corona me han inundado de odio glorioso.
Mido mi éxito en páginas de periódico y horas de televisión, en subidas de presupuestos de seguridad, recortes de libertades, reformas legales y –mi objetivo final– musulmanes perseguidos y reclutados para nuestra causa. No trafico con acciones, sino con reacciones. Soy un manipulador de la política. Trabajo con las estupideces de mis supuestos enemigos.

lunes, 28 de marzo de 2016

22-MM - Medinaceli


Arco romano.

Y estos atentados ... ¡qué pronto se nos olvidan!

Más de 70 muertos en un atentado en la segunda mayor ciudad de Pakistán

Las múltiples ventajas de recuperar el huso horario cambiado por Franco

España debe volver a donde estaba antes de que Franco, en 1942, en plena II Guerra Mundial, adelantara el horario oficial en 60 minutos para coincidir con el huso horario de la Alemania de Hitler.
Desde que Franco adoptara la controvertida y política medida, los españoles vamos una hora por delante del tiempo solar en invierno y dos durante el verano, siendo los únicos europeos que vivimos con la hora desajustada respecto a las horas de luz y oscuridad naturales y todo ello tiene graves repercusiones en la sociedad y en sus ciudadanos.
Los expertos señalan que volver al huso horario del meridiano de Greenwich supondría un ahorro en todos los sentidos, puesto que se volvería a vivir con el sol, ya que la diferencia entre la hora oficial y la solar acorta el descanso, perjudica la natalidad y las relaciones familiares y sociales, reduce la productividad, incide en la siniestralidad laboral y de tráfico, aumenta el fracaso escolar e impide una coordinación adecuada con otros países. 
Por el contrario, adecuar el huso horario a la realidad de la península ibérica permitiría, entre otras, mejoras de todo tipo en materia de conciliación de la vida laboral y familiar, aumento de la productividad, ahorro energético o salud psíquica ciudadana y sobre ello parece existir consenso entre todos los expertos en la materia.
Sin embargo, pasan los años y los gobiernos, pese a que una subcomisión del Congreso de los Diputados haya pedido que se estudie la posibilidad de volver al horario de siempre, petición amparada por todo tipo de sólidas argumentaciones, no parecen dispuestos a tomar decisión alguna.

domingo, 27 de marzo de 2016

Por fin este cuento se acaba y volvemos a ser un "Estado Laico"

Foto: representantes del PSOE, ejercito y religión católica,
Imagen y texto recogidos de : eldiario.es/zonacritica
Pedimos respeto y el cumplimiento de la Constitución. Parece que no pudiéramos hacerlo. Que no estuviera bien que dijéramos que nos chirrían las meninges cuando vemos a instituciones del Estado -de ese Estado aconfesional que también es el mío- en actos puramente confesionales y de una única confesión además. Yo, tengo que reconocerles que veo un uniforme al lado de un Cristo y me atraganto. Lo curioso es que sería lo lógico,que se nos atragantara a todos. Por contra pasan los años y pasan las Transiciones y la transición a la normalidad en materia de religión y uso de instituciones del Estado no termina de resolverse. Es más, se les atraganta a todos los gobernantes que lo intentan.
La presencia de unidades militares con uniformes, armamento y sus mandos naturales en procesiones católicas debería atragantársele a todo ciudadano que entienda que las instituciones del Estado no están al servicio de ninguna confesión, no están concebidas ni deben usarse para adornar y dar lustre, como si fueran romanos de atrezzo, y deben mantener la neutralidad religiosa. A los católicos, además, debería revolverles que en una conmemoración de lo que ellos creen es la muerte del hijo de Dios, por amor al hombre para su redención, aparezca ningún tipo de simbología bélica. A Cristo le escoltaron los soldados pero para ajusticiarlo.

Aberri Eguna y la nación posible donde el desafío no es reivindicarla, sino construirla.

Efectivamente, no existe en la sociedad vasca actual, ni lo ha habido en otros momentos de su historia, un consenso mínimo sobre una patria común que agrupe a la inmensa mayoría de los ciudadanos, articulada en torno a la idea de una nación vasca compartida. 

Una patria común que a mi juicio solo se podrá construir, en el mejor de los casos, sobre los pilares de una nación vasca posible y bajo los principios de la integración y la cohesión. Es decir, la nación posible que surja del entendimiento y el consenso, lo cual exige a todos un ejercicio de autolimitación y flexibilidad en las posiciones de cada uno.

El ideal de una patria compartida que agrupe a las distintas sensibilidades solo puede ser materializable si se plantea desde el convencimiento de que la tarea más urgente en esta materia es trabajar por conseguir un gran pacto nacional entre los propios vascos, mucho más que enredarse en idear estrategias de confrontación con el Estado, que a la postre, sin un pacto interno, no hacen más que alentar y reproducir la confrontación en el seno de nuestra sociedad. 

Si de verdad se piensa que es posible una nación vasca común y compartida para la inmensa mayoría de los vascos, el desafío tiene que ser necesariamente intentar lograr ese consenso interno. El desafío no es reivindicar la nación, sino construirla. (Texto de X. Gurrutxaga en El Correo)