Google+

lunes, 2 de enero de 2017

2016 ha sido el peor año de la historia de la televisión pública vasca.

¿Pero el peor no fue el 2015?. Sí. Efectivamente. Lo fue hasta 2016. 
El director de Estrategias del ente, Andoni Aranburu, suele adormecer las sesiones del Consejo de Administración con interminables dosis de eso que antes se llamaban mentiras y ahora posverdad. 
Así, el próximo 31 de enero (fecha del siguiente consejo) se le espera con ansiedad para volver a escuchar eso de que “los datos no son buenos pero….” (textual). Y después irá la posverdad.
Lo cierto, lo único cierto, es que en 2016 la suma de las audiencias de ETB1, ETB2 y ETB3 no van a llegar al 10%. Se van a quedar en el 9,8%, menos de lo que obtuvo en solitario ETB2 (9,9%) en 2012, último año de la anterior dirección, la del gobierno de Patxi López.
Los cuatro años de mandato de Maite Iturbe, todavía directora general, han culminado con la perdida de uno de cada diez espectadores en ETB1, casi tres en ETB2 y algo más de tres en ETB3. Demoledor.
Cuota/Cadena                            ETB1                    ETB2                  ETB3
2012                                             2,1%                     9,9%                   0,9%
2016                                             1,9%                     7,3%                   0,6%
Diferencia                                -9,5%                    -26%                   -33%
Todos los que están ahora en Sabin Etxea  y han tenido largas carreras profesionales en el ente, piensan que la situación se puede mantener mientras los Teleberri tengan audiencia, los temas a tratar (y sobre todo, a no tratar) en tertulias y debates los marquen ellos, y sigan facturando las productoras privadas que tienen que facturar.  
Y así nos va a todos.