Google+

domingo, 22 de enero de 2017

En un país democrático los delitos los investiga la policía y los juzgan los jueces. No los curas.

El exvicario general de Gipuzkoa Juan Kruz Mendizabal
www.eldiario.es/norte/almargen/curas-pederastas-jueces-curas
Las víctimas tienen todo el derecho a tomar sus propias decisiones, pero cuando el obispado tuvo noticias de un delito cometido contra menores de edad debería haberlo puesto en conocimiento del fiscal o la policía. Lo contrario es evitar la actuación de la justicia. Y la prueba es que la fiscalía ha abierto una investigación tras conocer los hechos.

no se trata de reclamar su lapidación pública, ni de caer en la peligrosa tentación del populismo punitivo, sino de exigir que el código penal vigente para todos los ciudadanos se aplique por igual a curas, monjas, frailes y obispos”. A Mendizabal la Iglesia le quitó sus cargos y le impusieron “diversas penas expiatorias” y no avisaron a la policía. Le libraron de rendir cuentas ante la justicia.