Google+

sábado, 7 de enero de 2017

Quema, le detienen, lo sueltan, quema, lo detienen, lo sueltan, ...

Y se dice que no se puede hacer nada.
Que la ley es asi.
Hay que cumplirla.

¿Y por qué no se le invita a nuestro inestimable pirómano municipal a quemar contenedores en las cercanías de quienes redactan las leyes y hacen inmodificables algunos artículos penales y, con su prolongada estupidez, permiten que cualquier gilipollas cometa actos incívicos de manera casi gratuíta para él y costosa para el contribuyente?

Si modificar la constitución fue cosa de un par de meses para nuestros ilustres representantes ...  ¿van a intentar convencerme que un tema tan ordinario, básico y fácilmente consensuable resulte imposible de agarrar por los cuernos?