Google+

sábado, 18 de marzo de 2017

ETA : Peníltimo paso hasta la derrota final.


Hay que recibir con satisfacción este movimiento de ETA, si bien es de temer que la organización entregue solo las armas que le interesen y no, por ejemplo, las que se han utilizado para la comisión de sus actos terroristas, para evitar que se pueda identificar a los autores de atentados que quedan sin esclarecer. Es decir, veremos fotos de hierros viejos y explosivos caducados, terribles metáforas de su ideología. Poco más.

 Es evidente que el anuncio del desarme total y definitivo no es más que la lógica consecuencia del éxito de la estrategia policial y política que optó por el enfrentamiento global que no permitiese esperar ni el más mínimo guiño de esperanza ni a la banda ni a sus aliados.

Hemos de alegrarnos, pues, porque hoy estamos un poco más cerca del final de ETA, el último de los movimientos terroristas de Europa Occidental que queda formalmente en pie. Un sangriento anacronismo.