Google+

domingo, 5 de marzo de 2017

Reirse de España "en broma" no es lo más inteligente que puede hacer ETB, mas bien, una gilipollez.

Hoy domingo ha saltado a las redes y a los titulares de cierta prensa con ganas de alarmar más de lo necesario un vídeo sobre lo que algunos personajes de la vida social vasca piensan de España, los españoles y sus símbolos, como la bandera o el himno, incendió ayer las redes. 

El espacio televisivo, ya retirado, que se emitió en el canal en euskera de ETB el pasado 8 de febrero define, en clave de "humor", pero con una considerable carga despectiva, cuatro prototipos de españoles: el “facha” el “paleto” la “choni” y el “progre”, y a lo largo del programa una conocida "ex-tertuliana de la casa" dice que cuando escucha el himno español, “le dan ganas de vomitar” y siente que le “da cagalera”.

Desde mi punto de vista cada uno es muy libre de opinar lo que quiera, y la libertad de prensa y de opinión deben de defender esa posibilidad.

Ahora bien, entiendo que desde los medios públicos de opinión ni es aconsejable, ni recomendable, ni inteligente producir, alentar ni promocionar ese tipo de opiniones tan radicalizadas en una televisión que, al menos en teoría, es de todas y todos.

No quiero ni imaginarme a cierto grupo parlamentario de media docena de miembros en el hemiciclo español rasgándose las vestiduras ante un programa que se emitiese en la televisión pública del estado siguiendo la misma mecánica que este programa, pero al revés, es decir, descojonandose y despreciando a los vascos y vascas, eso sí, dentro de lo que ellos considerasen una broma y nada más.

Como dice una amiga mía, todavía a estas alturas no tenemos el coño para ruidos y encender fósforos sobre determinado almacenamiento pirotécnico no suele ser lo más inteligente, a no ser que, se busque el fuego, que trasladado a la realidad anterior es la bronca y la confrontación. Y ahí, a mí, en principio, no me van a encontrar.