Google+

miércoles, 26 de abril de 2017

Única postura posible de los demócratas que defienden Europa y los DD.HH. en la segunda vuelta francesa.

El resultado de las elecciones en las presidenciales francesas ha dejado tan clara la única postura posible de los demócratas que defienden Europa y los DD.HH. en la segunda vuelta, que me cuesta creer que pueda haber líderes políticos, tanto en Francia como en España, a los que les cueste posicionarse claramente a favor del único candidato que asegura el mantenimiento de un estado demócrata y laico que, aunque con muchos defectos y enormes posibilidades de mejora, es significativamente mejor que la alternativa representada por Le Pen.

No quiero ni pensar que por algunas sedes políticas pueda haber alguien barajando la posibilidad de apostar por "cuanto peor, mejor", de infausto recuerdo en Euskadi.

Algunos partidos ni esperaron al recuento final para manifestar su apoyo a Macron. Otros, los menos, todavía no se han definido. ¿A qué esperan?