Google+

jueves, 25 de mayo de 2017

Preguntar la realidad, sin intentar transformarla, eso es pasar por la vida, sin romperla ni mancharla.

Oigo que Pedro Sánchez “no descarta” una moción de censura contra Rajoy, pero que no le vale la de Pablo Iglesias (¡tiene que ser la suya!) y me viene a la cabeza una certera viñeta de Manel Fontdevila sobre el problema de la izquierda y la ventaja de la derecha. El humorista retrata primero un diálogo entre dos progres, que se miran con cara de pocos amigos:
–En el fondo estamos por lo mismo…–¡Pero innumerables matices nos separan!
A continuación, dos fachas sonrientes se estrechan calurosamente la mano:
–Innumerables matices nos separan…–¡Pero en el fondo estamos por lo mismo!
En marzo del año pasado. Pablo Iglesias quiso fardar de no mezclarse, como si fuera un gas noble, con naranjitos y pedristas, pero el precio que nos hizo pagar fue que Rajoy se quedó en La Moncloa: más corrupción, más mentiras, más miseria.
Basta de teorizar sobre cómo acabar con Rajoy: no somos existencialistas franceses.
Si Chicho Sánchez Ferlosio levantara hoy la cabeza, volvería a ridiculizar a la izquierda con aquella copla de El Ser que he llevado al título de este post.