Google+

viernes, 2 de junio de 2017

Trump, el principal obstáculo en la lucha contra el cambio climático.

La marcha de EEUU es decepcionante, pero realmente no creo que esto cambie el curso de la humanidad y, puesto que no hay más remedio a corto plazo que aceptarlo, debemos de quedarnos con los posibles puntos positivos de tan egoísta decisión.

eldiario.es/sociedad/Acuerdo_de_Paris-Trump
El presidente de EEUU, Donald Trump, ya había amenazado a la comunidad internacional con su intención de salir del acuerdo de París en multitud de ocasiones. Tantas, que ha terminado por hacer que algunos científicos y observadores empiecen a ver esta salida con buenos ojos. El mundo puede estar mejor a corto plazo con Estados Unidos fuera. Pueden hacer más daño dentro de las conversaciones que dejándolos al margen de la mesa.

Algunos observadores cuestionaban la necesidad de seguir manteniendo al gigante norteamericano en la mesa de negociación, especialmente teniendo en cuenta que hubieran tenido que hacer concesiones para garantizar su continuidad, unas concesiones que, según Kemp, podrían suponer el fin del acuerdo.

Además, esta decisión pueda tener un efecto dominó, dado que el acuerdo de París se ha convertido en una fortaleza en la que todo el mundo entiende que los cambios en el modelo económico y energético van en su propio interés.

El actual escenario internacional ha demostrado el aislamiento de Trump en este sentido. Lo hemos visto en el G7, que ha sido un G6 más 1, y lo veremos en el G20, que será un G19 más 1, incluso el presidente chino ha proclamado su intención de mantenerse en el acuerdo de París pase lo que pase y había pedido a Trump que haga lo mismo.

Nuestros socios en África, Asia y China esperan que Europa asuma el liderazgo en este esfuerzo y debemos de estar listos para hacerlo.